29/3/11

Él siempre con su orgullo de caballero, ella con sus rarezas habituales, terminaron por ponerle una canción final a la película. Lo que no sabían era que no era un tema final, sino uno de esos que te dejan con ganas de más. Y cuando te dejan con ganas de más hay dos opciones : o te rindes y clasificas la película entre tus favoritas y punto o esperas una segunda parte, un to be continued en los créditos finales. Cuando llega esa segunda parte vas con miedo al cine ¿ y si al director se le va la cabeza y destroza la historia? ¿ y si el actor principal actúa sin ganas ? y si , y si... pero vas, vas al cine y puede que haya cambiado por completo el guión y la historia siga otro rumbo pero acabas encantado(o no) quién sabe... Y eso es todo lo que pasaba,ella no sabía si ir o no a ver la película porque ya se sabe, las segundas partes nunca fueron buenas(o eso dicen...) pero bueno,también dicen que si no arriesgas no ganas y arriesgar siempre fue lo suyo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada